miércoles, 27 de agosto de 2014

ser o no ser

...lo que ocurre no es que las cosas no sean lo que no son porque sean otras cosas. Lo que ocurre es que aunque las cosas no puedan dejar de ser otras cosas, el ser otras cosas no hace que no sean lo que no son, sino que esta es simplemente una feliz coincidencia. Esta coincidencia en el existir de las cosas nos hace pensar que ser una cosa, es ser la cosa que no se es. Pero en realidad es más fácil que todo esto. Las cosas que no son lo que no son, no lo son porque no lo son y no porque sean lo que no son. Abierta esta posibilidad de existencia la pregunta es, ¿como pueden las cosas, sin dejar de ser cosas, ser lo que se es sin ser lo que no se es y no ser lo que no se es sin ser lo que se es?

jueves, 10 de julio de 2014

amor de biología...

el momento de alimentar
los gusanos,
de los que alimento serás,
cuando llegue el momento;
sin rencor,
pues la justicia de la biología
no entiende,
ni de ñoñerías ni de tonterías...

jueves, 29 de mayo de 2014

la lógica del olor...

espero que el fracaso de la heurística de mis manos en tu rostro me regale esos segundos más del tiempo que hay en la distancia hasta tu olor, para que éste se convierta en un argumento contrafáctico tan pesado, que no haya por suerte esquema lógico que permita escapar al encanto de su locura...

viernes, 16 de mayo de 2014

estrellas

mientras que tu buscas
las estrellas del cielo,
a mi solo me inspiran
las de las banderas
de Venezuela, China,
y las dos medias eternas
de Bosnia y Herzegovina...

domingo, 27 de abril de 2014

La máquina del tempo...

históricamente el ser humano ha ansiado conseguir la máquina del tiempo, de una manera u otra, su imaginación nunca se ha liberado del anhelo por el control del tiempo, sin embargo, quizás sea esta una eterna búsqueda fútil. Pero también quizás, la solución se encuentre en una respuesta paradigmáticamente diferente, puede que lo que realmente necesitemos sea no una máquina del tiempo sino una máquina del "tempo", pues, acaso no es el control de la duración del tiempo la forma más radical de control que podemos ejercer sobre este, la pregunta no sería, cuánto tiempo hay, sino, cuánto dura el tiempo que hay...

jueves, 24 de abril de 2014

arroz, amor, zorra, roma

tan tan tan cerca
necesita el hombre,
el arroz y el amor,
como tan alejada
necesita a la terca,
que aun siendo mona,
sea sólo, zorra y roma.

martes, 4 de febrero de 2014

Soy alguien afortunado...

  De nuevo traigo de la mano un nuevo absoluto, quizás son tantos ya los que os expongo, que cada uno de ellos pierda valor en sí mismo como parte de tal conjunto, pero no, no se equivoquen, ninguno de ellos cederá un único centímetro de tierra. ¿Qué es ahora? Pues muy simple, de nuevo creo que no hay nada en el mundo que haga a alguien sentirse mejor que el hecho de reconocer que una persona que forma parte indisoluble e inherente a su misma vida, explicite el conocimiento y reconocimiento de los gustos personales, ya sean musicales, artísticos etc. Existe un primer momento reflexivo ante esta situación que concluye con la satisfactoria sensación de ser el beneficiario de la acción derivada de la férrea intención del querer hacerte sentir bien por parte de esas personas. Pero si observamos todo esto con una perspectiva más profunda la naturaleza de la nueva felicidad resultante es inconmesurablemente superior a la anterior. El palpable conocimiento de ese algo que nos gusta por parte de esas otras personas, hace que el esfuerzo, si es que puede llamarse de este modo, por hacernos felices, se reduzca a la utilización de esos medios de sobra conocidos. Pero de nuevo, no se confundan, esta reducción no es desvalorativa, si no todo lo contrario, esta actitud o modo de proceder alza a estas personas al absoluto, pues se sustenta en la inquebrantable seguridad de que la intención de hacernos sentir bien está tan por supuesta que la posibilidad de dudar de ello carece simplemente de sentido. No es que quieran hacernos sentir bien, es que simplemente, saben como hacerlo...